Río Lácteo

MISIÓN

Incidir y facilitar a las parejas a conocer su proceso de embarazo, parto y lactancia, a través de cursos prenatales con los más altos estándares de calidad, ofreciendo las herramientas necesarias para una toma de decisión informada y con empoderamiento.

Ser el mejor centro de educación perinatal de la región Noroeste de México con instructores capacitados y certificados en las diversas etapas del embarazo, parto y lactancia.

POLITICA DE CALIDAD

Objetivos de calidad o de la empresa

Implementar los cursos de educación perinatal y atención como doulas en los procesos de partos con instructoras capacitadas y acreditadas con instituciones certificadoras reconocidas nacionales e internacionales que garantizar una total satisfacción a quienes participan en estos.

* Valores (con una breve descripción)

Instructoras certificadas: personal debidamente acreditadas y con conocimientos teóricos-prácticos

Calidad: servicio de la más alta calidad en educación perinatal y acompañamiento en partos

* responsabilidad social: compromiso ineludible con la persona que atienden los cursos para que en todos los procesos normatividad ambiental que tenga como resultado un desarrollo sustentable

* presencia nacional e internacional, experiencia en proyectos nacionales e internacionales

* ventaja competitiva: experiencia probada de nuestros agremiados en diversos temas de educación perinatal y acompañamiento, con personal certificado y altamente capacitados. Únicos con certificaciones nacionales e internacionales

Mi nombre es Miriam Navarro Barraza soy madre de tres hijos amamantados, poco después de casada me encontraba embaraza y mi ginecóloga me recomendó un curso para preparación para el parto. Como no tenía ningún conocimiento de lo que era el proceso del embarazo y el parto y deseosa de aprender algo nuevo, asistí gustosa.  Al empezar  los cursos Psicoprofilacticos Lamaze (que así se llamaban), me di cuenta que yo tenía otro concepto de lo que era un nacimiento respetuoso y parto  consiente,  me abrió otra expectativa de lo que yo quería tener para mi parto, mi lactancia y la crianza de mi hijo.  Antes de que terminará el curso yo ya estaba convencida que quería tener un parto sin anestesia, cerca de mi hijo y darle pura leche materna.  

Llego el día tan esperado que fue el nacimiento de mi hijo mayor, y tal como yo lo había planeado. Tuve un parto acompañado de mi esposo y   sin anestesia, aunque no con todas las prácticas de un parto humanizado. Mi bebé lo separaron de mi inmediatamente de su nacimiento y lo vistieron e inmediatamente se lo dieron a mí esposo. No tuve problemas para que se prendiera de mi pecho, pero, no subió el peso deseado a la semana de nacido de acuerdo al pediatra que en ese momento estaba atendiendo a mi bebé. Me sentí tan decepcionada y frustrada cuando me dijo que yo no tenía suficiente leche para mi bebé y que tenía que complementarle con fórmula, no me resignaba a la idea de tenerle que dar otra cosa que no fuera leche materna, ya que en los cursos psicoprofilacticos me habían dicho que la leche materna era el único alimento para mi bebé.

Una prima me invito a asistir a un grupo de apoyo de lactancia materna, que en ese tiempo todavía no era un grupo oficial de la Liga de la Leche Internacional, en ese grupo sentí el apoyo de todas las mamás que se encontraban lactando a sus bebés y compartiendo su experiencias, me dí cuenta que mi bebé no era el único delgado y que era normal que quisiera pasar todo el tiempo abrazado sobre el regazo de su mamá,  gracias a la insistencia y constancia de las mamás y a Lucía Echevarría que nos recibía tan amablemente en su casa cada 15 día pude amamantar a mi hijo mayor hasta que se desteto cuando me encontraba embarazada de su  hermano. Cambie de pediatra con otro médico que fue el Dr. Jorge A. Lomeli Meillón que estaba a favor de la lactancia materna, quien me motivo  y me dio la seguridad para yo  continuara con mi lactancia materna exclusiva.  Vivieré eternamente agradecida del Doctor.

Conforme fueron pasando los años entre, embarazos, hijos, lactancia, y asistiendo a los grupos de apoyo, empezó mi formación para acreditarme en el año 2000 como Lider voluntaria de la Liga de la Leche Internacional  apoyando y acompañando a las mamás en su lactancia y crianza, a través de llamadas telefónicas y grupos de apoyo,  hasta el 2020 deje de pertenecer a la organización.

Viendo la necesidad de los problemas que surgían en las mamás con su lactancia, por falta de una información adecuada en el embarazo, ingrese a la especialidad que ofrece la Universidad Anahuac, en Educación Perinatal, aunque mi formación es en Licenciada en Administración de Empresas.  Comencé impartiendo cursos de Educación Perinatal y acompañando a las mamás en sus partos, y continuando el apoyo con su lactancia.

Para tener un mejor seguimiento del recién nacido, en cuanto a su desarrollo, salud, lactancia y crianza. Ingrese hacer la maestría en Puericultural.

Durante estos casi 23 años que tengo acompañando a las mamás he recibido grandes satisfacciones viendo como los bebés se benefician de la leche de sus madres, y la madres como se empodera de su parto y maternidad, y como los padres participan de una forma activa en la crianza respetuosa de sus hijos.